Oxfam Intermón celebra el paso al frente de Pedro Sánchez de aceptar que el barco Aquarius llegue al puerto de Valencia

12/06/2018

Celebramos el paso al frente del nuevo presidente Pedro Sánchez de aceptar que el barco Aquarius llegue al puerto de Valencia porque ante todo es urgente responder al imperativo humanitario.

Sobre la no admisión del barco por parte de Italia y Malta

 Oxfam no trabaja directamente en operaciones de salvamento y rescate, pero sí valora el trabajo de quienes lo hacen porque es necesario para salvar vidas.

Los estados costeros de la UE tienen la obligación de rescatar a cualquier persona que esté en peligro en alta mar, independientemente de quién se trate, y de garantizar que son trasladados a un lugar seguro. Oxfam trabaja bajo el imperativo humanitario. Todos los miembros de la UE deben garantizar la respuesta humanitaria y la protección de los que viajan en condiciones vulnerables en el Mediterráneo. En este sentido, tanto Italia como Malta deberían de haber garantizado la llegada a sus puertos de las personas que viajan en el Aquarius de manera segura.

 Pero la responsabilidad de las operaciones de salvamento y rescate por parte de los países costeros europeos debe ser compartida por todos los miembros de la UE, que no pueden dejarlos solos.  No se puede utilizar a las personas que ponen su vida en riesgo en el mar como moneda de cambio político entre los Estados Miembros de la UE. Todos los Estados Miembros tienen que compartir esa responsabilidad y asegurar que existen vías legales y seguras para que estas personas no tengan que arriesgar su vida en el mar, así como garantizar la protección de los derechos de los mismos y compartir su acogida.

Sobre el comunicado del Presidente del Gobierno Pedro Sánchez aceptando acoger la llegada del barco Aquarius

Celebramos el paso al frente del nuevo presidente Pedro Sánchez de aceptar que el barco Aquarius llegue al puerto de Valencia porque ante todo es urgente responder al imperativo humanitario y garantizar que  todas las personas que estaban en peligro en el barco llegan a un lugar seguro donde pueden ser atendidas y se responda a sus necesidades básicas.

Pero la respuesta de España a este problema no puede quedar solamente en acoger a las personas del barco Aquarius. Debe ir más allá y debe ser más estructural. Italia y Malta no pueden eximirse de sus obligaciones y aprovechar el paso adelante de España para obviar sus obligaciones humanitarias. Al igual que el resto de Estados Miembros de la UE.

Por tanto, Pedro Sánchez debería reclamar tanto a Italia como a Malta el cumplimiento de sus obligaciones de rescate y salvamento, así como movilizar al resto de Estados Miembros de la UE para que compartan la responsabilidad de proteger los derechos humanos de todas las personas que llegan a nuestro continente buscando una vida mejor y más segura.