Caravana Refugiando Esperanzas de "Pallasos en Rebeldía" con "Txarango"

23/05/2018

Pallas@s en Rebeldía con Txarango de la mano de Yutt Helping People e inmortalizado por Refugio Creativo. Nos vamos a los Balcanes del 5 al 8 de junio.

No mires para otro lado, ayúdanos, difunde la acción, hagamos entre tod@s que por una vez sean noticia porque están viv@s, porque se rien, porque bailan a pesar de todo. Tú también puedes formar parte de la caravana.

Vamos a bailar, a tocar, a reirnos, a VIVIR! con esos miles de jóvenes que se ven obligados a abandonar su hogar en busca de una vida segura y digna.

Llegan exaustos, con niños a cuestas, y nosotr@s llevamos muchas sonrisas para ell@s.

Muchos llevan días sin dormir, pero no quieren pararse aquí, quieren cruzar las temibles vallas que Hungría instaló con la inestimable ayuda de la UE.

Quienes vamos...

Un espacio artístico de solidaridad internacional, transformación política y fraternidad entre los pueblos que se expresa a través del clown y las artes circenses, en el que confluyen artistas de diferentes países, sobre la base de que la alegría y la risa pueden y deben ser transformadoras.

Llegados del Raval esta banda comprometida pone patas arriba el panorama musical catalán. Su fusión musical, su frescura y su carácter festivo hicieron de esta propuesta un éxito de crítica y público que ha arrasado a todos los niveles.

...y la historia que nos gustaría no tener que contar: L@s refugiad@s

Mientras esperan para intentar saltar las vallas viven escondidos en los bosques cercanos a las fronteras con Hungría y  Croacia . El gobierno Servio no les ayuda y son las ONG,s las que se encargan de dar comida y apoyo.
Hay denuncias de palizas y torturas en los cruces fronterizos a los voluntarios que se atreven a entrar en la zona. La ayuda humanitaria está penalizada y no se puede servir comida caliente ni dispensar medicinas básicas.

Los datos oficiales  confirman que hay unas 7.740 personas estancadas en Servia. ONGS como Médicos Sin Fronteras elevan esa cifra  a más de 11.000 personas. Servia es la última frontera para miles de personas.