España, señalada por la ONU por los impactos de las centrales de carbón en la salud de los niños

14/02/2018

·         La ONU ha dado la razón a IIDMA y CIEL, que presentaron un Informe Paralelo ante el Comité de los Derechos de los Niños en enero informándole de los impactos que tienen en la salud de los niños la contaminación y el cambio climático generados por las centrales de carbón como unos de los aspectos más urgentes a abordar por el estado español.

·         El documento de recomendaciones del Comité advierte a España sobre la importancia de diseñar una estrategia sólida y con dotación presupuestaria reducir de forma estricta las emisiones. En la práctica, esto sólo es posible mediante el abandono del carbón y el cierre de las centrales térmicas.

El Comité de los Derechos del Niño de la ONU ha publicado sus Recomendaciones a España sobre el Examen de los V y VI Informes Periódicos Consolidados, que incluye advertencias basadas en el Informe Paralelo presentado por el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA) junto a CIEL (Center for International Environmental Law) sobre los impactos que tiene la política energética de España en los Derechos de los Niños. A la luz de estas recomendaciones, España debe diseñar una estrategia sólida con dotación presupuestaria para el abandono del carbón con el objetivo de luchar contra la contaminación atmosférica y el cambio climático. La emisión de gases de efecto invernadero y contaminantes como el NOx, el SO2 y partículas procedentes de las centrales térmicas de carbón afecta de forma directa a la salud de los niños tanto en el territorio de España como fuera de su jurisdicción, y también impacta en otros derechos protegidos por la Convención de los Derechos de los Niños debido a los negativos efectos del cambio climático.

En su apartado referente a la salud y medio ambiente, el Comité “recomienda al Estado español que lleve a cabo una evaluación de los impactos de la contaminación atmosférica generada por las centrales térmicas de carbón en la salud de los niños/adolescentes y en el clima, que sirva como base para diseñar una estrategia para remediar dicha situación y regular de manera estricta las emisiones máximas de contaminantes atmosféricos, incluyendo las generadas por parte de empresas privadas”. La referencia a la necesidad de invertir en proteger los derechos de los niños y adolescentes es una de las preocupaciones generales del Comité, que afirma que España debe destinar más recursos para cumplir con las recomendaciones. Además, añade que el Estado debe presentar un informe de seguimiento del cumplimiento de estas recomendaciones en enero de 2023, período en el que se llevará a cabo el siguiente examen de la situación.

Según el estudio "Un Oscuro Panorama", publicado por IIDMA en 2017, las emisiones de las centrales de carbón se pueden relacionar con 10.521 casos de asma y 1.233 casos de bronquitis en un año* en la población infantil, además de costes sanitarios asociados de 1,14 millones de euros. Actualmente están en funcionamiento 15 centrales de carbón en España, que emiten 105.650 toneladas de SO2, 83.723 toneladas de NOx y 4.008 toneladas de partículas, que se relacionan con  alrededor de 700 muertes prematuras anuales. IIDMA ha interpuesto una demanda ante el Tribunal Supremo contra el Plan Nacional de Transición, mecanismo que permite a las centrales emitir de forma excepcional por encima de los límites de la Unión Europea, contrariando las recomendaciones de la ONU, que exige que se regulen de forma estricta techos de emisión de contaminantes.

España debe considerar estas Recomendaciones como una oportunidad para evaluar los costes en la salud y medio ambiente de su dependencia de las centrales térmicas de carbón. Como ha subrayado el Comité de los Derechos del Niño de la ONU, los niños son las primeras víctimas del PNT, la excepción que permite a las centrales emitir por encima de los límites. Salvo que el Gobierno quiera poner los intereses de las empresas por delante de los derechos de las generaciones más jóvenes del país, España debería unirse a los 20 países que ya han anunciado el cierre de sus centrales en los próximos años" afirma Sébastien Duyck, abogado de CIEL.

"Estas Recomendaciones por parte de Naciones Unidas  son una buena noticia para España. Es muy importante que un organismo dela ONU esté haciendo una llamada de atención tan enérgica a España sobre los efectos de las emisiones de las centrales de carbón tanto en la salud de los niños como en el cambio climático, ya que supone un importante precedente. Es  urgente que se elabore la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, además de un plan de cierre progresivo y ordenado para el cierre de las centrales térmicas de carbón. Asimismo, no debemos olvidar que pronto España deberá contar con un Plan de Energía y Clima como una de las exigencias del paquete de energía limpia de la UE. España siendo un país especialmente vulnerable no se está preparando para afrontar el cambio climático, afirma Ana Barreira, Directora de IIDMA.

*Estudio con datos de 2014: "Un oscuro panorama"

Temas: 

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .