La Asamblea Nacional Andaluza abre los actos del Día Nacional de Andalucía en Málaga

03/12/2017

La Asamblea Nacional Andaluza ANA, ha abierto hoy los actos de la celebración de los cuarenta aniversarios del 4 de diciembre de 1977 Día Nacional de Andalucía en Málaga.

La Asamblea Nacional Andaluza ANA, ha abierto hoy los actos de la celebración de los cuarenta aniversarios del 4 de diciembre de 1977 Día Nacional de Andalucía en Málaga. El mismo ha consistido en un acto político con la participación de Enrique Triviño del Partido Castellano Tierra Comunera Pcas TC, Miguel Mohedano por el Sindicato Andaluz de Trabajadores SAT, Josep Rufa Senador de Esquerra Republicana de Catalunya ERC, José María López Coordinador Federal del Partido Nacionalista Andaluz PNA Somos Andaluces, Mohammed Mizzian del PRUNE y Pedro Ignacio Altamirano presidente de la Asamblea Nacional Andaluza ANA.

El acto fue presentado por Rafael Sanmartín, uno de los principales promotores del 4 de diciembre de 1977 y uno de los valores más sólidos de la Asamblea Nacional Andaluza, que recordó el motivo del acto de la ANA, era, por un lado, recordar el #4D y la necesidad de continuar con la lucha ya que cuarenta años después todo sigue igual de mal para Andalucía, y por otro, la importancia de asistir mañana domingo 3 de diciembre a la manifestación concentración que se celebra en las calles de Málaga.

A continuación, dio la palabra a Enrique Triviño del Partido Castellano Tierra Comunera Pcas TC, quien resaltó el actual buen momento de colaboración entre castellanos y andaluces para impulsar los proyectos de intercambio cultural y económico entre ambos territorios, entre los que resaltó la necesidad de las infraestructuras para potenciar el intercambio comercial y económico entre castilla y Andalucía como la segunda autovía Castilla – Andalucía. Del mismo modo destacó la injusta división de Castilla en cinco territorios distintos y los problemas que ello ha traído a toda castilla, además del robo descarado de las aguas del Tajo por el transvase Tajo Segura entre otras. Terminó la intervención con el deseo de incremento de comunicación y comunicación entre andaluces y castellanos.

Por su parte, Miguel Mohedano, en nombre del Sindicato Andaluz de Trabajadores SAT, disculpo la asistencia de Oscar Reina por enfermedad, y resaltó la necesidad de las reformas pendientes en Andalucía para que los trabajadores andaluces consigan niveles de empleo estables y dignos, que pasan por la más importante de las pendientes que no es otra que la agraria, por lo que es fundamental la inaplazable ya reforma agraria, que solo se conseguirá potenciando el SAT, el Sindicato de todos los trabajadores andaluces.

Mohammed Mizzian del PRUNE, resaltó la necesidad de transformaciones para que tanto Ceuta y Melilla como la Bahía de Algeciras puedan comenzar a solucionar los problemas actuales que tienen. Destacó los problemas en las fronteras con Marruecos, la pobreza, y la falta de recursos para la bahía de Algeciras, donde la falta de iniciativas, como poner en valor el Parque Natural de los Alcornocales y otros, la falta de infraestructuras y la incomunicación del Puerto de Algeciras, el más importante del Mediterráneo, imposibilita el desarrollo económico y social de la región.

José María López del Partido Nacionalista Andaluz, Somos Andaluces PNA, puso en valor la necesidad de potenciar el PNA como verdadero valor del nacionalismo andaluz sin complejos ni miedos, más en estos momentos en los que el nacionalismo está siendo tan atacado por parte de los partidos unionistas españolitas. El camino hacia el futuro del nacionalismo andaluz pasa por la coherencia política: nacionalistas se es, o no se es. Nosotros somos republicanos, de izquierdas y soberanistas. Por ello renovamos nuestro apoyo al proceso catalán al derecho a decidir, a pesar de que dicho apoyo nos traiga el rechazo de los aquellos que, aun llamándose “nacionalistas” a la hora de la verdad huyen de sus responsabilidades como tal. El PNA es consciente de lo que es, y lo que quiere que no es otra que la plena soberanía para Andalucía como única opción posible para comenzar a sacar al pueblo andaluz y Andalucía de la pobreza y el paro endémico que padecemos.

Por su parte, Josep Rufa, Senador de Esquerra Republicana de Catalunya ERC, repasó todo el proceso de Catalunya hacia el proceso a decidir. Del mismo modo recordó que el artículo 155 mantiene preso a parte del Govern de Catalunya y otra parte fuera de Catalunya, pero que eso no era nuevo ya que tras enumerar a todos los presidentes de la Generalitat de Catalunya a través de la historia que han sido apresados, exiliados y fusilados, el actual Gobierno de España sigue equivocándose con Catalunya y con el pueblo de Catalunya. Que estaba en Málaga dando soporte al Día Nacional de Andalucía por ser internacionalista y solidario con el pueblo de Andalucía y los andaluces, deseando que este 4 de diciembre sea el comienzo del resurgir de una nueva Andalucía más libre y próspera.

Para terminar el acto, intervino el presidente de la Asamblea Nacional de Andalucía del que transcribimos sus palabras:

“Veinte años tenía, cuando un domingo 4 de diciembre de 1977, participé junto a mis compañeros de las JJSS en el servicio de orden de la manifestación convocada para exigir que Andalucía, obtuviera el mismo nivel competencial que vascos y catalanes, o lo que es lo mismo, el máximo nivel de soberanía que permitía la Constitución del 78. Al mismo tiempo, denunciar la necesaria reforma agraria de un campo andaluz en manos de Marqueses y “Zeñoritos”, parar la desindustrialización, y ya las entonces penosas condiciones de pobreza y paro en las que se encontraba el pueblo andaluz, Andalucía.

No recuerdo jamás una manifestación más participativa y festiva. Decenas de miles de banderas verdes y blancas al aire de las calles de Málaga, Córdoba, Sevilla, Huelva, Jaén, Cádiz, Almería, Granada, Algeciras, Jerez, Motril, Madrid, Bilbao, Barcelona y en todos y cada uno de los pueblos de nuestra patria andaluza. Una fiesta que un fascista, y digo bien porque es la palabra adecuada, un mal nacido con ganas de sangre, cuyo nombre no pronunciaré por no dejar mal sabor en mi boca, ni dañadas mis gastadas ya neuronas, ordenó la carga, de la, entonces aún policía armada franquista, contra el pueblo de Málaga que se manifestaba en paz, orden y ambiente familiar. La victima: Manuel José García Caparrós un trabajador de la hoy recuperada fábrica de Cervezas Victoria y militante de CCOO, a quienes los andaluces siempre llevamos en el recuerdo.

También quiero recordar, homenajear a Juan Manuel Trinidad Berlanga un joven nacido en Utrera, Sevilla, hijo de un maestro malagueño sin afiliación política alguna. ¿Que quién es este andaluz? Este andaluz fue el héroe que, al pasar la cabecera de la manifestación por la puesta de la Diputación, y ver que no ondeaba la bandera andaluza, tal y como se había acordado que ondeara en todas las diputaciones menos en la de Málaga escaló por la fachada y colocó la bandera en el balcón ante el aplauso de todos los manifestantes, al tiempo que se abrían las puertas del edificio y comenzaron a salir policías para detenerlo. Aquel fue el detonante de la carga que terminó con el asesinato de García Caparrós.

Hechos que pensé que jamás volvería a ver en una España que creíamos democrática. Pero el 1 de octubre, tuve el honor de participar codo con codo, con el pueblo de Catalunya en la defensa de los colegios electorales. Una masa de ciudadanos de Catalunya, trabajadores honrados y pacíficos, defendían lo que sentían, siente lo que es su derecho. Del mismo modo que en Málaga, una masa de Policías y Guardias Civiles, trabajadores públicos todos que no tienen más culpa que la de obedecer a los políticos, al ministro que los ordena, arremetió contra el pueblo con la violencia que todos hemos visto, contra jóvenes, adultos y ancianos sin miramientos ni prejuicios. Recordé, admití, visualicé, que 40 años después aún estábamos muy lejos de pertenecer a un Estado, este actual Estado español, que se no se puede llamar democrático.
Por todo ello, este 4 de diciembre de 2017, 40 años después, es una nueva puesta en marcha del reloj de la democracia. 40 años que sólo han servido para leyes mordaza, corrupción intolerable e interminable, hacer desaparecer la independencia de los poderes del Estado y terminar como comenzamos, usando el poder para callar y machacar a los ciudadanos en las calles.

Cuarenta años que no han servido para nada. Andalucía sigue siendo la nación más pobre del actual Estado español, y uno de los territorios más atrasados de esta Europa de los mercaderes y fronteras trazadas a base de guerras e intereses económicos de los de siempre que cada día enamora menos a los europeos.

Cuarenta años que no han servido para sacar Andalucía de la cola del paro. De las listas de espera interminables para intervenciones quirúrgicas, con unos hospitales insuficientes, agotados y con centros de salud masificados hasta límites inhumanos. Una educación de pésima calidad que es la vergüenza de toda Europa. Unas infraestructuras tercermundistas con carreteras secundarias africanas, autovías mal diseñadas y peor conservadas, líneas férreas peligrosas y con muchas comarcas aisladas. Un campo andaluz que sigue en manos de los de siempre, de Marqueses y bancos, que sólo dan dos peonadas de miseria a cambio de subvenciones millonarias incapaces de sacar todo el fruto y la riqueza de la que el campo andaluz es capaz. De una pesca ya inexistente cuando era un sector estratégico para la mano de obras andaluza. Todo ello en manos de Gobiernos del PSOE de Andalucía, siempre al servicio de los intereses centralistas, arrodillados a Madrid a cambio de sillones y alfombras rojas en los despachos madrileños con salida a las grandes empresas del IBEX35.

Recuerdo la noche del 10 de septiembre en la plaza de las moreras cuando oí a Marta Rovira decir que la palabra República no servía para nada si no servía para mejorar la vida de las personas. Sabias palabras que hago mías. No hablaré por tanto de República, sino de para qué queremos la república.

Cinco siglos de pobreza, de los que los ochenta últimos hemos pasado de cuarenta años de franquismo, a cuarenta años de socialismos. Pobreza y paro. Ya basta. Andalucía no aguanta más. Andalucía necesita una salida urgente, y esa salida no la encontraremos en este actual modelo de Estado español basado en la desfasada Constitución del 78. A estas alturas, o se cambia la Constitución y el modelo de Estado para que sea capaz de dar solución a los problemas territoriales, políticos, económicos, identitario y lo que es más importante de todo, sociales, o habrá que huir del mismo a través de la independencia. El reconocimiento de la república andaluza debe ser el punto de partida, tanto para un futuro en solitario, como para una República federal de pueblos de Iberia.

La República por tanto debe servir, sobre todo, para recuperar Andalucía. Recuperar mediante transformaciones profundas nuestras verdaderas capacidades. Hacer de las energías limpias y renovables el eje de la transformación industrial de Andalucía. Unas energías de las que nuestra nación es capaz de generar con nuestro sol, viento y mareas, capaces de dar soporte a las necesidades energéticas a las industrias, a las necesidades familiares y exportar energía al resto de Europa y no como en estos momentos que son penalizadas por el Gobierno de España.

Recuperar mediante la más que necesaria reforma agraria, esa que no se quiere realizar nunca, para que el campo andaluz sea capaz de generar la riqueza y puestos de trabajo estables y dignos de la que es capaz, para hacer realidad el grito inacabable de la tierra para quien la trabaja.

Recuperar nuestra pesca artesanal y sostenible desde y por las necesidades de nuestras costas, que sea capaz de generar de igual modo que el campo, la riqueza y puesto de trabajo y estable que puede generar.
Invertir en educación de calidad en colegios, institutos y universidades andaluzas para que nuestros hijos tengan oportunidades de emprendimiento, investigación y trabajo. La universidad Andaluza debe ser el motor que genere toda la capacidad de I+D+I de la que las andaluzas y andaluces somos capaces. Una República capaz de poner en marcha el motor económico de Andalucía y hacer que sea capaz de dar toda la riqueza que puede generar.

Una riqueza que debe servir para dotar a los andaluces y andaluzas de la educación de calidad que necesitamos, la sanidad que los andaluces requieren y las infraestructuras que hagan de nuestra nación un territorio comunicado entre sí y con los demás. Hacer de Andalucía el territorio más próspero de Europa, una nación solidaria y capaz de generar puestos de trabajo por sí, y para los demás.

Esto, en estos momentos es un sueño. El pueblo andaluz vive en MATRIX donde todo parece lo que no es, pero día a día son más los andaluces que despiertan. Al despertar se encuentran con la triste realidad, pero del mismo modo toman consciencia de ella. No podemos cambiar las cosas si no somos conscientes de ella. Uno a uno, andaluz por andaluz, vamos despertando de Matrix, y al despertar, despertamos al que tenemos al lado. El desertar ha comenzado.

El año pasado estábamos en Sevilla, en este mismo acto apenas 10 personas, hoy hemos llenado este humilde salón, el año próximo llenaremos un teatro, porque la maquinaria de despertar consciencias, de despertar a los andaluces ha comenzado y no parará, con la ayuda de los que ya estáis trabajando, pronto despertaremos a ese espíritu andaluz, a esas ansias de libertad, de la que ya fuimos capaces hace cuarenta años y acallaron, pero esta vez, andaluces y andaluzas, no nos volverán a callar.

Este es un camino que no tiene marcha atrás. Para ello, desde la Asamblea Nacional Andaluza lanzamos el proyecto #VíaAndaluza que no es otra cosa que animar a las fuerzas políticas nacionalistas y sindicatos, a conformar un gobierno virtual paralelo al actual de la Junta de Andalucía, capaz de diseñar las acciones de gobierno necesarias para todo lo expuesto y que los andaluces sean capaces, a través de las mismas, de comprender, de ver, cómo se gobierna Andalucía y cómo se gobernaría Andalucía desde una hipotética república andaluza. Todo un ejercicio social y político para hacer ver al pueblo andaluz que otra Andalucía es posible.

Animar por tanto a todos a participar de cuantos actos se celebran estos días por todo el territorio andaluz como muestra de nuestro compromiso con el espíritu del 4 de diciembre por lo que de lucha e identidad supone para nuestra libertad personal y colectiva.”

Al terminar, y tras cantar el himno de Andalucía, se animó a la participación en la concentración de Mañana en Málaga en conmemoración del Día Nacional de Andalucía.

Temas: 

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .