www.tercerainformacion.es

Andújar, el Chernóbil andaluz

Artículos de Opinión | Francisco Ruiz Conejero* | 04-07-2014 | facebook yahoo twitter Versión para imprimir de este documento

El 14 de febrero de 1960, la prensa abría sus portadas con una noticia de tanto calado como “El Jefe del Estado inauguró la planta industrial para el tratamiento de uranio, en Andújar.” La fábrica llamada General Hernández Vidal, situada en el termino municipal de Andújar. en la provincia de Jaén, en el lugar definido por las coordenadas geográficas 4°3’18", longitud W, y 38°1’12", latitud N, respecto del meridiano de Greenwich. estaba destinada al tratamiento de la producción de la mina de uranio descubierta en la zona del Cabezo, produciendo concentrados de uranio y la transformación de éste en plutonio para cubrir las necesidades del programa nuclear español. En todo caso las autoridades franquistas se encargaron en aseverar que era una planta nuclear destinada a fines pacíficos, dentro del programa Átomos para la paz.

El proyecto que comenzó en 1956, estuvo dirigido desde estamentos militares, en la primera fase se iniciaron las obras de urbanización de la fábrica, el parque de minerales y las captaciones agua, posteriormente se edificarían los módulos de trituración, molienda y los silos de almacenamiento, completado con las instalaciones de laboratorios y oficinas. La planta estaba diseñada para tratar mineral de uranio de baja ley (0,15% de U3O8) y producir concentrado del 80% en forma de uranato sódico y amónico, calculándose una producción anual entorno a las 80 toneladas. Los residuos sólidos que produjo la instalación cubrían un área de unas diez hectáreas con un volumen de aproximadamente un millón de metros cúbicos,

En 1981 la fábrica echaba el cierre y comenzaban a aflorar enfermedades de todo tipo entre los antiguos trabajadores y algunos de sus familiares. El Decreto 1522/84 encargó a la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA) la elaboración de un plan de clausura y restauración de los terrenos que ocupó la fábrica. En diciembre de 1985 el Ministerio de Industria y Energía firmó un convenio con ENRESA para que esta se hiciera cargo del acondicionamiento definitivo y seguro de los estériles. En medio de unas medidas de seguridad desconocidas por los antiguos trabajadores, en las instalaciones se comenzó a ejecutar la puesta en marcha y la ejecución del plan de desmantelamiento y clausura de la fábrica, se derribaron y demolieron edificios y construcciones, se trocearon las instalaciones y los equipos, así como se procedió a su almacenamiento en contenedores y jaulas metálicas, se selló todo el entorno con varias capas de asfalto y una sarcófago de hormigón que supusieron una inversión total cercana a los 18 millones de euros.

EL PROYECTO ISLERO

Con el nombre de Proyecto Islero, que recibió su nombre del toro de la ganadería Miura que acabó con la vida del torero Manolete, se conoce el intento de la Dictadura franquista de construir una bomba atómica, que hubiera metido al Estado español en el club nuclear y se hubiera dotado de una elemento de disuasión en el eje Baleares-Gibraltar-Canarias.

El proyecto de inició con la creación en 1951 de la Junta de Energía Nuclear (JEN), definida como instituto encargado de los problemas de seguridad y protección, contra el peligro de las radiaciones ionizantes y como impulsora del desarrollo industrial, relacionado con las aplicaciones de la energía nuclear. Siendo su primer director, el teniente general Juan Vigón Suerodíaz.

En 1955, el Estado español firmó con los Estados Unidos un acuerdo de cooperación nuclear al amparo del programa Átomos para la paz, lo que permitió la puesta en marcha de las primeras instalaciones de investigación en el campus de la Ciudad Universitaria de Madrid.

Aunque la investigación nuclear no era una prioridad para el Estado, la crisis de Sidi Ifni en 1957, durante la cual los Estados Unidos prohibieron al Estado español el uso contra Marruecos de armamento recibido en base a los acuerdos de cooperación de 1953, provocó que el Gobierno de Franco explorase vías de autosuficiencia militar sin la dependencia de los Estados Unidos, en previsión de nuevos conflictos en el norte de África.

El gran impulsor del programa nuclear con fines bélicos sería la mano derecha de Franco, Carrero Blanco, la construcción de una artefacto nuclear se convirtió en una prioridad primero porque reforzaría el papel del Estado español en el concierto de las naciones, porque serviría como elemento de presión en futuras reclamaciones sobre Gibraltar, y como elemento de disuasión frente a las aspiraciones de Marruecos sobre el Sáhara, las plazas de soberanía o Canarias.

En 1963 se encargó al almirante José María Otero Navascués a la sazón director de la JEN, la realización de un estudio de viabilidad sobre las posibilidades reales de la construcción en el más absoluto de los secretos de una bomba atómica. Pero el proyecto fue un fracaso tanto a nivel de la construcción del artefacto explosivo, como en la elaboración del plutonio necesario para su funcionamiento. Pero en 1966 un suceso fortuito cambiaría radicalmente el rumbo de un proyecto hasta ese momento había fracasado, la colisión de dos aeronaves militares estadounidense en las cercanías de Palomares en la provincia de Almería de un avión cisterna KC-135 y un bombardero estratégico B-52, este último portaba cuatro bombas termonucleares modelo B28RI de 1,5 megatones cada una. Las bombas que cayeron a tierra tuvieron una explosión parcial de los elementos detonantes, lo que permitió que los técnicos de la JEN que rápidamente se personaron en la zona, se hicieran con partes vitales de las mismas sobre todo con alguno de los detonadores. Este hallazgo permitió que el proyecto se volviera viable, ya que en la fábrica de Andújar comenzó a producir uranio enriquecido.

La prueba más palpable de que el Estado español se incardinaba hacia la construcción de un artefacto nuclear, fue la negativa de éste a la firma del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), cuyos signatarios lo hicieron el 1 de julio de 1968, es más ese mismo año se instala dentro de la Ciudad Universitaria de Madrid, el Coral-1, el primer reactor nuclear español cedido por los Estados Unidos y con capacidad para producir plutonio destinado a usos militares, obteniéndose los primeros gramos al año siguiente esquivando a los inspectores de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (OIEA). La bomba atómica española era totalmente factible. El 7 de noviembre de 1970, se produjo un escape radiactivo en las instalaciones de la Junta de Energía Nuclear, lo que provocó el vertido de unos cien litros de agua contaminada al río Manzanares llegando posteriormente al Tajo, contaminando muchas huertas ribereñas y multitud de acuíferos, debido al secretismo del régimen la población no fue alertada, y solo pasados dos meses del suceso se recogieron fangos contaminados y restos vegetales. Al carecer el Régimen de un plan de gestión de emergencias nucleares, los residuos fueron depositados en una mina de uranio abandonada situada en el El Cabril, en el municipio de Hornachuelos en la provincia de Córdoba, sin ninguna comunicación a las autoridades locales y por ende a la poblacion.

En 1971 el Centro Superior de Estudios de la Defensa (CESEDEN), publica un informe confidencial, en el que de manera minuciosa detallaba los pasos para la construcción de un artefacto nuclear. Dicho informe se basaba en los avances realizados en la tecnología necesaria para la construcción de la bomba en si, en las reservas de uranio que poseía el país en especial las de Andújar y en la puesta en marcha de la central nuclear de Vandellós (Tarragona) como fábrica de plutonio enriquecido, indicándose además una serie de localizaciones en el Sáhara español en donde podrían realizarse las pruebas finales. El coste de cada bomba rondaría los 10,000 millones de pesetas de la época. En el informe se incluía una valoración positiva de las autoridades francesas sobre la posibilidad de que el Estado español se convirtiera en una potencia nuclear con autonomía respecto a Estados Unidos y a la OTAN.

El programa nuclear, fue uno de los puntos que trataron el 19 de diciembre de 1973 el entonces Presidente del Gobierno almirante Carrero Blanco con el Secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger, la negativa de éste a ceder en el tema atómico así como la oposición a que Estados Unidos usara las bases en territorio español durante la reciente Guerra del Yom Kipur y su extraño fallecimiento un día después en un atentado nunca suficientemente esclarecido, llevaron a la agencia soviética de noticias TASS a declarar “que la CIA había asesinado a un político franquista de tendencia nacionalista que se niega a entrar en la OTAN y a cumplir ciegamente las órdenes de Washington”.

Pero ni el fallecimiento de Carrero Blanco y posteriormente de Franco, acabarían con el Proyecto Islero, es más a pesar de las presiones de los Estados Unidos, las investigaciones avanzaron con la inauguración del Centro de Investigación Nuclear de Soria (CINSO), en la localidad de Cuba de la Solana, con capacidad para producir unos ciento cincuenta kilogramos de plutonio, suficiente para fabricar una veintena de armas nucleares al año. Las presiones exteriores junto a la inestabilidad política interior, hicieron que el Estado español firmase en abril de 1981, unos meses después del intento de Golpe de Estado, un acuerdo con la OIEA, para la inspección de las instalaciones nucleares españolas. Finalmente el PSOE, dentro de las negociaciones secretas para la incorporación a la Comunidad Económica Europea, apostó por la tutela americana ratificando la integración definitivamente en la OTAN y firmando en 1987 el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), lo que en la practica significaba el acta de defunción el programa militar atómico español.

LOS TRABAJADORES, LOS GRANDES OLVIDADOS

El uranio es un mineral que se encuentra de forma abundante en la naturaleza, pero son muy escasos los yacimientos rentables como era el caso del Cabezo en Andújar. Los estudios estadísticos sobre el cáncer y su fenomenología sanitaria, muestran que los riesgos cancerígenos son mucho mayores en la minería de uranio que en las centrales nucleares.

Cuando los técnicos de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, S.A. (ENRESA) comenzaron a desmontar la antigua Fábrica de Uranio de Andújar General Hernández Vidal. Los antiguos trabajadores observaban atónitos las medidas de seguridad tan extremas que se tomaban en unas instalaciones que habían carecido de cualquier medida de prevención de riesgos laborales. Durante años los mineros no recibieron protección radiológica, ni información del peligro que suponían los derivados del uranio que se manipulaban como si se tratase de un árido normal. La ropa de trabajo se lavaba en casa del minero, junto al resto y la maquinaria se limpiaba con un simple trapo, no existían ni trajes de seguridad ni se le entregaron a los trabajadores dosímetros para el control de las radiaciones.

De los 120 trabajadores que tuvo la fábrica mas de la mitad fallecieron debido a enfermedades cancerígenas, degeneraciones oseas, problemas respiratorios o del aparato excretor, así como daños inmunológicos, hematológicos y metabólicos. En 1970 falleció el primer trabajador, tras tener constancia de ello, la Junta de Energía Nuclear les obligó a que firmasen un documento de confidencialidad por el que no podían revelar nada sobre sus condiciones de trabajo. Durante décadas el Estado se negó a permitirles el acceso a sus expedientes médicos.

Al igual que ocurrió con los afectados por la intoxicación por aceite de colza desnaturalizado, los distintos gobiernos central o autonómico guardaron un tupido silencio sobre los padecimientos de este colectivo de trabajadores, más lamentable aún fue el papel que tuvo la presa “institucional”, mientras se desgañitaba tras el accidente de Chernóbil atacando a las autoridades soviéticas mantenía un cerco informativo sobre lo acontecido en Andújar que posiblemente sea el mayor desastre medioambiental y humano ocurrido tras la Guerra Civil en Andalucía y sus secuelas perduraran durante siglos.

Tras décadas de lucha el Juzgado de lo Social número 3 de Jaén denegó a un grupo de trabajadores la condición de enfermos por causa laboral, aduciendo que según el Real Decreto 1299/2006 de 10 de noviembre, por el que se aprueba el cuadro de enfermedades profesionales en el sistema de la Seguridad Social, las únicas enfermedades profesionales que causa el trabajo con uranio son las derivadas de bronquios y pulmones, lo único que han conseguido es un acuerdo entre el el Ministerio de Trabajo y la Consejería de Salud para tratar conjuntamente a los enfermos

La Audiencia de Jaén archivo definitivamente en 2002 la denuncia interpuesta en 1998 por los antiguos trabajadores de la Fábrica de Uranio de Andújar (FUA) en la que se imputaba a doce personas antiguos miembros de la Junta de Energía Nuclear, de ENRESA así como directivos de la fábrica, como presuntos autores de los delitos de homicidio imprudente y lesiones, por la muerte y enfermedades de empleados; y se reivindicaba el reconocimiento de enfermedad profesional e indemnizaciones. La decisión de la Audiencia se produce después de que en abril de ese año un Auto emitido por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Andújar decretara el sobreseimiento del caso.

Los ex trabajadores de la Fábrica de Uranio de Andújar (FUA) presentaron una reclamación patrimonial ante el Ministerio de Ciencia y Tecnología para exigir una indemnización de 12 millones de euros por daños y perjuicios que el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), organismo heredero de la Junta de Energía Nuclear desestimó, por haber prescrito.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social, a pesar de la existencia de un informe científico elaborado por la inspección de servicios sanitarios de la Junta de Andalucía, rechazo que las patologías que sufrían los trabajadores se debieran a una enfermedad profesional. Solo en dos casos y por la Vía administrativa se atendió a la reclamación de los herederos de dos trabajadores que murieron debido a un cáncer de pulmón, la Sentencia reconocía el derecho a los causa habientes a una revalorización media de sus pensiones entorno a unos 500 euros mensuales

En noviembre del 2009 Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), de manera insólita emitió 15 sentencias en las que se exponía que en ningún caso las enfermedades que padecen los trabajadores pueden ser achacables a su antigua actividad profesional, dejando abierta la vía para un recurso ante el Tribunal Supremo.

Han transcurrido casi treinta años desde el cierre de la fábrica de Andújar. A pesar de la moción aprobada en el Parlamento andaluz en 2004 presentada por Gaspar Zarrías, o la que se aprobó en 2005 por unanimidad de todos los grupos políticos del Congreso, el compromiso adoptado por el entonces ministro de Trabajo, Jesús Caldera, el acuerdo que por unanimidad tomo en 2008 la Diputación Provincial de Jaén, todas apoyando a los ex-trabajadores en sus reivindicaciones, varias decenas de ellos han muerto por distintos cánceres o por enfermedades degenerativas, los supervivientes, las viudas y los huérfanos se sienten abandonados por un sistema incapaz de hacer una Justicia que palié su sufrimiento y una casta política que intenta pasar pagina del intento de Franco por entrar en el club nuclear. Quedando su última esperanza en un Dictamen del Parlamento Europeo sobre el tema, que reclaman desde hace años los representantes de Izquierda Unida en dicha institución.

*Politólogo y Sindicalista del SAT

4 de julio de 2014 15:59, boltxe
1 vote

muy bueno no sabia nada de esto

  • 4 de noviembre de 2015 22:57, Tancredorl
    1 vote

    Esto es rigurosamente falso, no se puede hacer caso de la charlatanería. Busquen datos de Industria, Enresa y Consejo de Seguridad Nuclear. Quien quiera estar informado que se informe, pero no espere a recibir información porque estará sesgada.

    Saludos

  • 29 de mayo de 2016 00:35, Bals
    0 vote

    Dos artículos muy malos en uno.
    «produciendo concentrados de uranio y la transformación de éste en plutonio para cubrir las necesidades del programa nuclear español» solo lo puede escribir quien no tiene idea de reacciones nucleares: en una «planta de tratamiento de uranio», como la de Andújar, no se puede transformar el uranio en plutonio; eso solo se puede hacer en un reactor nuclear, y para eso no tampoco cualquiera.
    Y otras muchas informaciones incorrectas.

  • Publica tu comentario

    -->
    Colaborador
    camisa 198
    Tienda
    Comentario más valorado

    Esto es rigurosamente falso, no se puede hacer caso de la charlatanería. Busquen datos de Industria, Enresa y Consejo de Seguridad Nuclear. Quien quiera estar informado que se informe, pero no espere a recibir información porque estará sesgada.

    Saludos

    - Tancredorl -
    [Viñeta] "Aumentan los millonarios, decienden los científicos"

    Está usted en necesidad de cualquier tipo de préstamo?
    ¿Necesita un préstamo personal?
    ¿Necesita préstamo de negocios?
    ¿Quieres pagar sus cuentas?
    ¿Quieres ser financieramente estable?

    E-mail: luiscarlosfinance@outlook.com

    Rellene el formulario de solicitud. 1) Nombre completo: 2) Campo: 3) Estado: 4) Dirección: 5) Sexo: 6) Ocupación: 7) Cantidad que se necesita: 8) Duración del préstamo: 9) El propósito del préstamo: 10)
    Teléfono: 11) Ingreso mensual:

    E-mail: luiscarlosfinance@outlook.com

    Granada responde a Grecia

    ¿Ha estado buscando DE FINANZAS ?. ¡¡¡NO BUSQUE MÁS!!! WE, le garantiza oferta de préstamo completamente certificado en el 2% TASA DE INTERÉS CON O SIN COLATERAL. WE préstamo dentro del RANG de 7.000 a 50,000.000.00 hoy están con nosotros por correo electrónico: anthonyisiloanfirm070@gmail.com

    Nombre completo:
    Monto del préstamo necesario:
    Duración del préstamo:
    País:
    Ocupación:
    Estado:
    Dirección:
    Género:
    Años:
    Número de teléfono / número de teléfono móvil:
    Ingreso mensual :

    Cordial saludo
    Cynthia Luciette (Publicista)
    Sr. Anthony Isi
    Director general
    E-MAIL: anthonyisiloanfirm64@gmail.com

    Las veinte mejores webs de trueque online y las diez mejores webs para conseguir productos gratis

    YO SOY el Sr. Rennison Mark, un prestamista de préstamo de buena reputación PRIVADO. Dar préstamos con interés del 2%. Aprobamos todo tipo de préstamos a la sociedad en general Nuestros préstamos están garantizados y ponemos en práctica un plan de pago de préstamo Fexible. Ofrecemos los siguientes tipos de préstamos:

    *Mejoras para el hogar
    * Préstamos Inventor
    * Préstamos de coches
    * Préstamo de Consolidación de Deuda
    *Línea de crédito
    * Segundo Préstamo
    * Préstamos Comerciales
    *Préstamos personales
    * Préstamos Internacional.

    enviamos un correo electrónico ahora para solicitar un préstamo de fiar y rápido y conseguir su aprobación 24 horas después de alcanzar la cumbre de su forma solicitante del préstamo dependiendo de la rapidez de sus respuestas son.

    E-mail: rennisonloanfirm@outlook.com

    En Portada