Entre la cantidad de aspectos que se ponen de relieve en El botón de nácar (2015), segunda entrega de la trilogía que ha planeado el cineasta chileno Patricio Guzmán –y que comenzó con Nostalgia de la luz (2010)–, se destaca la inmensa, inconmensurable belleza natural, y la sustancia-esencia de la misma: el agua.

En el 58,1% de la superficie de la Tierra, la pérdida de biodiversidad ha alcanzado unos niveles tan altos que será necesaria la intervención humana para que los ecosistemas puedan seguir cumpliendo su función. Según un nuevo estudio, la biodiversidad mundial se habría reducido un 15,4%, estando el límite seguro en el 10%. El equipo de científicos achaca el impacto a las presiones generadas por el uso del suelo y la agricultura.

Juli Tello es miembro de STOP MARE MORTUM. Una plataforma ciudadana que tiene por objetivo fomentar un cambio en las políticas